Las obras de Enrique Polanco

Por: Nelson Castañeda
“Ojo de gato, ojo de pájaro, ojo de poeta. Mirada infrarroja que descubre bajo la banal realidad lo oculto, lo precioso. Y no sólo lo descubre sino que lo rescata y lo transfigura”.
Julio Ramón Ribeyro
(De “La oculta belleza de Lima”, texto del escritor para una muestra del pintor Enrique Polanco)
Enrique Polanco (Lima, 1953), es egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes y ha expuesto colectiva e individualmente en nuestro país, así como en Latinoamérica, USA Europa y China, país este último en el que residió tres años merced a una beca que ganó, para estudiar en el Instituto Central de Artes de Pekín.
El color, las cantidades de color, las conversaciones con el color que había que mantener como pretendía Humareda, su amigo, es lo que obsesiona a Polanco y viendo su pintura parece ser lo que más le importa. Pero el color va puesto sobre algo, que aplicado al tema enlaza el amor del artista por la realidad. La realidad circunstancial de su país, de sus calles, de sus pasos. Como él dice: “El dominio que tiene el artista sobre su realidad, no lo que suceda afuera sino como él ve la realidad”
En cierta época Polanco lanzaba colores, como dijo: “de color más papagayo”, colores saturados hasta la irradiación, pero China ablandó sus fueros, enmudeció el ruido e hizo resplandecer su color. Color y ruido es tautología. Y así lo advirtió en la entrevista que concedió a Gianmarco Farfán Cerdán: “Para mí, China fue muy importante. Porque cuando me fui el año 84 yo era un pintor expresionista rabioso”.
La textura de Polanco, en partes se licua; el artista acomete el cambio asumiendo los riesgos que implica cambiar para el mercado. Es verdad, camina el autor, con todos sus colores asemejados a la sangre, lumínicos como la sangre, entrañables, esperados. Humareda hablaba de mantener conversaciones con los colores asumiendo para cada uno de ellos 20 o más años, hasta dominarlos, Polanco le sigue la cuerda.
Este apunte de Rosina Valcárcel, a propósito de la reciente exposición del pintor (*), pinta tan bien como uno de sus cuadros la actualidad de Polanco. La poeta dice:
“Polanco tiene misterio, unidad. Es un excelente colorista, acá emplea el color metálico, y todos los colores, el color de los Andes, el color de Poma. Los blancos que se evaporan de las paredes y llegan al color; composición: sus verticales y horizontes nos permiten ver un paisaje urbano crudo. La materia es volátil, de tratamiento suave. Dándole a su obra magia, ternura y poesía”.
(*) “Camina el autor”

Fotografía por Gianmarco Farfán Cerdán

 

"El Mirador de Ingunza", Óleo / Collage sobre lienzo, 100 x 70 cm.
“El Mirador de Ingunza”, Óleo / Collage sobre lienzo, 100 x 70 cm.

 

" Jiron Lucanas " Óleo / Collage sobre lienzo, 70 x 100 cm.
” Jiron Lucanas ” Óleo / Collage sobre lienzo, 70 x 100 cm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *