Jaime Vasquez

Entrevista a Jaime Vásquez por Arte y Artistas.

Jaime Vásquez es un artista peruano nacido en la ciudad de Trujillo al norte del Perú y actualmente residente en la ciudad de New York especificamente en Manhattan, sus obras tienen un estilo surrealista donde combina sus fantasías y escenas de la Ciudad donde reside, la Revista lo entrevisto para conocer mas sobre su carrera artística y su vida en esta gran ciudad.

¿Desde hace cuantos años vive y trabaja en New york, como empezó su carrera en USA?­
En 1999 fui invitado a exponer, por la galería “Matices” en Puerto Rico, luego de mi exhibición en esta ciudad tan próxima a Estados Unidos. Me tentó la idea asistir al recibimiento del nuevo siglo en Time Square New York, así fue que acompañado de mi familia, llegamos a New York siendo la segunda vez que pisaba suelo estadounidense, ya que la primera fue cuando llegue a Miami para exponer con el grupo “Encuentro” en el Centro de diseño de las Américas.

Manhattan me impactó de sobre manera estuvimos por espacio de un mes, para luego regresar a Lima a reincorporarme a mis actividades como artista.
Corría el año 2000 y me encontraba madurando la idea de emigrar a esa ciudad, cargado de proyectos que estaba elaborando, cuando estábamos decididos a emigrar, el 2001 acontece el grave atentado contra las torres gemelas, algo que nos impacto tremendamente y nos dejo con la moral muy baja para emprender el viaje, pero de todas maneras al año siguiente decidí viajar.

Como todo emigrante, llegue a esta gran ciudad, si bien es cierto con muchos sueños pero con los pies en el suelo, me refiero que traía bajo el brazo el gran proyecto de mi libro, una monografía de toda mi obra hasta entonces, además de obras originales de gran formato, como la ultima cena (mercaderes en el templo), y “Vuelo Nocturno” ente otras obras de menor tamaño .

A mi llegada me establecí en Queens, donde pasé momentos muy difíciles, ya que tuve que acomodar mi estudio en un lugar realmente incómodo, circunstancia que no soporté mucho tiempo. Luego me trasladé al Bronx, donde también la pase muy duro, posteriormente estuve por una breve semana en la casa de unos amigos pintores en New Jersey, para finalmente instalarme en una casa que alquilé en Staten Island, ahí podría decir que por primera vez sentí la comodidad de un taller, que me permitió desarrollarme en mi trabajo, nunca olvidare esos ajetreados primeros días recorriendo la gran ciudad en busca de galerías que pudieran interesarse en mi trabajo, recuerdo que la segunda galería en la que mostré mi portafolio fue una galería de Soho , la galería…….. cuya directora del mismo nombre quedo impresionada con mi trabajo, gracias a su recomendación me contacto con Faustino Quintanilla, Director del Museo de la ciudad universitaria de New York, de quien recibiría posteriormente, un valioso asesoramiento para hacer mi nueva carrera en New York, en otras palabras empezar de cero, ya que según ellos el curriculo de nuestros países no tenían mayor importancia, en el círculo plástico New Yorkino.

El año 2003 tuve la buena oportunidad de contactarme con un coleccionista Jorge Cervantes Grundy quien había adquirido obra mía de una muestra itinerante “Raíces Peruanas” que se exhibió en la casa de España varios años atrás y que estaba desde entonces interesado en contactarme, hasta que circunstancialmente se dio el encuentro, gracias al cónsul peruano en NY Heli Pelaes. Cervantes Grundy tenía entre manos un importante proyecto para mí, una gran exposición en la galería de Naciones Unidas (O.N.U) en Manhattan. Este acontecimiento en mi vida y mi carrera marcó un antes y un después. En la inauguración tome contacto con importantes personalidades de la plástica de esta ciudad, entre ellas Paola Antonelli, curadora del MoMa Museo de Arte Moderno de NY.
Además contacte con coleccionistas de arte, con el dinero de la adquisición de mis obras logré financiar mi estancia en esta muy cara ciudad, así pude seguir produciendo y consiguiendo nuevas oportunidades, las que actualmente me ha brindado grandes satisfacciones. Hoy luego de un largo y duro recorrido desde que llegué hace ya quince años, vivo en Manhattan siete de los 15 años, En estos momentos son la 10 pm y escribo estas líneas para esta entrevista, en la quietud de mi taller situado en el corazón de Manhattan, más precisamente en el distrito financiero a un paso de Wall Street y paradójicamente a unos metros del lugar de la tragedia de las torres gemelas, hoy memorial center.

¿ Como es un día de trabajo de Jaime Vásquez en su estudio de Manhattan?, estar en el centro de una de las ciudades más importantes del mundo ejerce presión sobre su trabajo, producción, horarios, ya que está en una ciudad que nunca duerme y el nivel competitivo aquí debe ser muy fuerte.
Un día de trabajo aquí para mi es una agradable rutina, las primeras horas del día luego de tomar mis alimentos preparo la paleta, los pinceles y hago mi lista escrita con los detalles enumerados que durante el día debo resolver. Trabajo 8 horas diarias como cualquier trabajador, luego de terminar voy al gimnasio o visito algunos amigos o comparto con ellos en algún bar en Manhattan una saludable y beneficiosa bohemia, tocando muchos temas motivadores con una taza de café en la mano o una copa de vino, que es mi bebida predilecta.
Mi gran triunfo ha sido conseguir un nivel de cotización de mis obras que me permiten vivir aquí una ciudad tan cara, como si estuviera viviendo en lima, quien sabe por eso no siento la presión de esta ciudad, por lo que respecta a la competitividad, no hay muchos artistas de buen oficio, lo que me permite un gran campo de acción, pero hablando de artistas de oficio últimamente nos hemos convertido en amigos a través de Facebook con Graydon Parrish, Justin Wood, Patrick Byrnes a quienes también conozco personalmente, muy buenos pintores y no existe como allá ese contrapunto, debe ser porque cada uno de nosotros marchamos por nuestro propio camino.

Podemos notar que cada una de sus obras tiene mucha elaboración. En el proceso, ¿ Qué parte diría es la más difícil de resolver. ?
Sinceramente la palabra difícil no existe cuando el artista tiene pasión por su obra. Desde que me inicie como pintor lo que para muchos significaban complicaciones para mí fueron deleites, recuerdo los consejos de mi profesor de dibujo Eduardo Gastelu Macho, cuando en la clase se me acercaba y me susurraba al oído diciéndome “disfruta cuando dibujes, trabaja con alegría, dibujar es un placer, no es una tortura”, valiosas palabras que hoy valoro tanto, como la ciencia de la exactitud en la estética que el entonces joven profesor Leonel Velarde propugnaba. Soy un convencido que estos consejos encajaron perfectamente con mi temperamento el que me permitió seguir evolucionando, realmente nunca deje de estudiar, el egresar de la escuela, para mí fue el punto de partida hacia una aventura emocionante, pero si hay que reconocer que hubo algo difícil de descubrir y que me tomó mucho tiempo en entenderla y dominarla, fue la carnación, que los italianos antiguos llamaban “Verdaccio” el famoso gris óptico me refiero a lograr que se sienta la vida en la piel de los personajes como lo hacían, algunos de los grandes maestros de la pintura universal. Me refiero a Rembrandt, David, Rubens, Velásquez. En mi caso lo logré a mis 52 años y fue con un detalle me refiero a la mano de uno de los apóstoles de mi obra “Mercaderes en el Templo”, la había logrado magistralmente. La borre, repitiendo el proceso diez veces, para comprobar que realmente la había entendido y que la dominaba. A partir de aquí m obra dio un giro de 360 grados no podía creer que lo había conseguido, los primeros en darse cuenta fueron mis colegas pintores, luego los expertos. El día que lo logré recuerdo que fui a Manhattan y compartí la mesa de un bar con un colega pintor. Yo celebraba con mucha algaravilla, él creía que se trataba de un triunfo sentimental, con una dama, pero lo que él no sabía es que estaba festejando el dejar detrás tantos años de esfuerzo por conseguir éste objetivo.
Le han publicado un libro con una gran recopilación de sus obras. Por favor, cuéntenos cómo se realizó.
Como ya lo había mencionado anteriormente, mi libro es fruto de un proyecto que lo venia madurando desde mucho antes de partir hacia aquí, desde hacía años atrás iba colectando transparencias profesionales de cada una de mis obras, pensando a futuro, hasta que lo concreté en un sample o como se dice en el argot gráfico, pre prensa, antes llamado machote, cuando viajé a USA, traje conmigo este ejemplar de libro.
En mi primera entrevista con el director del museo de la ciudad universitaria de New York Faustino Quintanilla, el reviso el ejemplar o proyecto de mi libro al punto de creer que ya había sido publicado, al preguntarme por la editorial que lo había hecho, se sorprendió al saber que era el proyecto, cuya reacción fue proponerme la inmediata edición y publicación del mismo a través del Museo, así es que puso a trabajar en este proyecto a varios de sus secretarias y asistentes. Este trabajo no fue fácil, porque el museo tuvo que poner avisos en varias capitales de países en las que se encontraban mis obras. La respuesta fue positiva, respondieron muchos coleccionistas enviando sendas transparencias , entre elegir la mejor diagramación, recolección de transparencias, curadores, tipo de papel , tipo de letras y muchos detalles más para que el libro fuera de alta calidad, nos tomó casi cuatro años, finalmente el 2012 tuve la gran satisfacción de ver mi sueño hecho realidad.
Hoy se encuentra en las bibliotecas de las ciudades más importantes del mundo, valió la pena el esfuerzo.

¿ Qué diferencia hay en la obra de Jaime Vásquez en Perú y ahora en New York ?
Buena pregunta, cuando uno vive allá en Perú uno cree en un nacionalismo que lejos de abrirnos los horizontes, nos lo cierra, yo soy un mestizo urbano, me refiero a que nací y crecí hasta los 14 años en el puerto(Chimbote) luego mi familia emigró a Lima, donde viví hasta los 42 años, durante mi época de estudiante traté de identificarme con lo andino, pero no pude conseguirlo, porque no lo sentía. Quien sabe las esculturas clásicas que adornan toda la escuela de Bellas Artes, ejercieron un gran poder de seducción en mi personalidad, sin embargo pinte mi entorno, concretandose en algunas obras contenidas en mi libro, “Los Pasajeros”, “El despertar de un devoto” y algunos más, pero mucho más me incliné por los temas metafóricos, para mí fue muy difícil afianzarme en mi verdadera identidad, y mantenerme lejos de muchos dogmas ideológicos y políticos extremistas reinantes en mi época de estudiante, vale mencionar que tuve muchos compañeros de taller, incluso un profesor de dibujo que murieron por sus ideas, lo que yo respeto, ya que fuertes razones habrán tenido.
Después de tanto buscar mi identidad, me di cuenta que para un artista sin compromisos como lo fueron los grandes en la historia la verdadera identidad es la libertad.

Basado en este principio veo que mi obra aquí en esta gran ciudad donde convergen tantas nacionalidades del mundo ha roto las barreras del nacionalismo para integrarse al concepto del super estilo global como señala Paola Antonelli (curadora del Museo de arte moderno de New York) en la introducción de mi libro “The Metaphorical Dream”, “El sueño Metafórico”.
Gracias por la entrevista, Maestro Jaime Vásquez.

Las pinturas de Jaime Vasquez

El Libro cuenta con una gran recopilación de las obras del artista Jaime Vásquez
Las pinturas de Jaime Vasquez

Jaime Vasquez en la portada de la revista Arte y Artistas

Jaime Vásquez en su estudio, esta fotografía se muestra en la portada de la edición de Febrero

Las pinturas de Jaime Vasquez

Las pinturas de Jaime Vasquez

2 Comments

  1. Muy interesante asi conoceremos a artistas que estan en sus talleres.

  2. Hola
    Me alegra muchísimo tu progreso…eres un orgullo peruano.
    Conocí a una amiga inglesa q es tu amiga y q hace mucho tiempo perdieron comunicación.
    Espero q esto sirva para q vuelvan a conectarse.
    Ella se encuentra acá en el Perú.
    Saludos cordiales.
    Betty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *