Edicion Abril 2017

Bienvenido a la Edición de Abril, disfrútala

Si eres artista y deseas publicar tu obra en la edición de Mayo da clic AQUI

4 Comments

  1. Creo en la libertad, aunque no estoy segura de saber cómo ejercerla. No creo en la pureza, como decía Nicolás Guillén. Me gusta la aventura visual, pero sobre todo la existencial. Creo que los hechos están en los ojos de quienes los ven, por eso elegí la fotografía, para compartir lo que mis ojos ven, o lo que imagino que pueden ver, pero sobre todo para compartir lo que me gustaría cambiar.

    1. Estimada Carmen agradecemos por seguirnos en nuestra incursión de la revista Arte y Artistas Latinoamericanos por el camino de la difusión del arte mas aun por tu grato comentario, un fraterno saludo.

  2. Por eso los junto a todos, en un mosaico de vidas esperpénticas que se diluyen entre las escamas de los peces, las plumas de las aves, los tentáculos de un pulpo o los ojos de la calavera torera que me invita a deslastrarme de tientos culturales ancestrales. Para todos ellos mi propia retícula de encerrar y dispersar, de atrapar entre ladrillos y de dejar escapar, entre grietas y tragaluces, las ausencias. Una retícula como ojo fragmentado de mosca que me divierte forzar y que obliga a cada pasaje a estar allí, suspendido cuidadosamente entre sus límites incandescentes. La crítica es obvia, no requiere explicación, lo que es, es así y no cabe discusión, de por sí la foto ya es una porción reticular “natural-artificial”.
    La mujer omnipresente y en ocasiones ausente de su entorno, marginal y marginada, autoexcluida, recorre muda los espacios como penitente altiva de su propia miseria en la que espera desaparecer, exorcizada su ausencia.
    Así los uno, los copio, me gustan esas pequeñas maravillas decorativas que nunca pondría en mi casa: capiteles dorados con cortinas de seda y escayolas serpenteantes en las esquinas, papeles que cubren paredes enteras de toscos dibujos en los que se entrelazan los encuentros absurdos de monos, mariposas, tortugas y sapos. Un mundo que se teje a sí mismo al resguardo de sólidas paredes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *