DATA ARTE: Los mas extraños pigmentos en la pintura

 

En la investigación de pigmentos en la pintura nos encontramos con historias increíbles.

Columa de: Marilú Ccencho www.mariluccencho.com

Desde el siglo XVI hasta casi el presente en Occidente se ha sentido una fascinación irresistible por los pigmentos en la pintura al óleo, nos cautivo la magia y el misterio del Egipto faraónico, hasta tal punto, que se consideraba que el polvo de momia molida, era una buena medicina para casi todo. Hubo comerciantes que se hicieron ricos y famosos comprando y vendiendo fragmentos de cadáveres momificados y muchos europeos adinerados y acomodados se convirtieron no sólo en caníbales, sino también en carroñeros, consumidores de cadáveres, quizás algo repugnante por estas épocas.

El polvo de momia tuvo aplicación también en la pintura y se importaron grandes cantidades para fabricarla. La carne humana reseca, era muy cotizada junto con los bálsamos y resinas que se usaban en el proceso de embalsamamiento que producían un pigmento marrón oscuro con una transparencia bitum inosa preciosa. Se cuenta que cuando Monet se enteró de lo que era en realidad el marrón momia, dio sepultura en su jardín de nenúfares a los tubos de ese color que poseía,  y con estos detalles se tocó toda una época de extrañas costumbres donde estaba de moda el mortuorio.

Y este artículo se hace más interesante el creer que el amarillo que usaba Vermeer procedía de la orina de vacas alimentadas exclusivamente con hojas de mango, que es el pigmento que se conoce como amarillo indio, increíble hecho que a principios del siglo XX se prohibió su uso, no sé si por lo desagradable de su procedencia o porque resultaba cruel, ya que las hojas de mango son tóxicas y las vacas enfermaban y morían, realmente es inverosímil.

Ahora veamos el pigmento carmín de dónde es que se obtiene. Y es nada menos que de la cochinilla, un pequeño insecto que nace en lugares específicos muy exóticos. Su código industrial es el E120, así que si se come un yogur de fresa en cuya etiqueta aparezca ese código estamos ingiriendo insectos. Igualmente lo llevan algunas barras de labios y polvos de maquillaje para embellecer, imaginemos cuántos miles se necesitarán, como para extinguirlas.

El azul ultramar también tiene un origen mineral aunque en este caso mucho menos desagradable: era una piedra semipreciosa, el lapislázuli… desde el siglo XX se fabrica químicamente. El ultramar original era tan caro que en los contratos que hacían los pintores se especificaba exactamente la cantidad de este pigmento que llevaría el cuadro y en qué personajes importantes aparecería, en cambio el ultramar artificial, lleva azufre en su composición y al mezclarlo con algunos aglutinantes, reacciona produciendo un olor a huevos podridos.

Estos detalles escabrosos y muchos otros datos se enseñan en las clases de técnicas pictóricas cuando se estudian los pigmentos en la pintura, para saber el origen de los oleos y de cómo usarlos para preservar el color en el tiempo; son curiosidades que hacen un poco más amena la clases de teoría del color una materia que podría resultar un poco aburrida y monótona, y que al reflexionar que, si nos quedamos sólo con lo anecdótico, podemos llegar a mirar con cierta repugnancia buena parte de las mejores obras de arte de la historia, que hoy en día penden de unos clavos en las paredes de grandes museos y que terminamos todos tan sorprendidos, sin saber por lo que pasaron e hicieron y usaron los artistas.

pigmentos en la pintura
Oleo hecho de polvo de momia
pigmentos en la pintura, Piedra semipreciosa Lapis Lazuli
Piedra semipreciosa Lapis Lazuli
pigmentos en la pintura
Pigmentos para preparar pinturas al óleo

1 Comment

  1. Me gusta mucho el arte y su historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *